EL CANIJO DE JEREZ Y LA BANDA MAGNÉTICA